[ Curiosidad del mes de octubre: La mocadorà]


El 9 de octubre, festividad de SantDionis (y día de la Comunitat Valenciana), está considerado tradicionalmente el patrón de los enamorados valencianos, por lo que es costumbre regalar a la mujer o la novia la mocadorà o mocaorà: un pañuelo de seda anudado en cuyo interior van dulces de mazapán, entre ellos, la piruleta y el tronador, y figuras de frutas y hortalizas.

emos encontrado varias referencias a este hecho así que vamos a exponerlos a continuación, todos tienen en común la fecha, Jaime I y el famoso dulce.

Jaume I entró en Valencia el día 9 d'Octubre de 1238, y venció a las tropas árabes disponiendo dos cosas: que los habitantes musulmanes valencianos de aquel entonces se convirtieran al cristianismo o que dejaran la ciudad, se llevaran lo justo y dejaran sus casas y pertenencias. Muchos de ellos se fueron llevando consigo un pañuelo a modo de fardo con frutas, verduras y alguna que otra vianda.





Muchos de ellos lloraban al cruzar las puertas de Valencia y su muralla árabe, y entre sollozos se despedían de la luz, el azahar y el jardín que rodeaba la ciudad.

Y es por eso que los valencianos, regalamos un pañuelo con los mazapanes en formas de frutas para conmemorar ese día. Lo regalamos a nuestro enamorado.

Basándose en el mismo hecho, de la entrada del  Rey Jaume I en la Ciudad de Valencia tras su conquista, se cuenta que  cuando Jaime I y  la reina Na Violant d’Hongria entraron en Valencia, ella recibió, como obsequio de los valencianos, una bandeja de cerámica con dulces de mazapán envueltos en un pañuelo de seda; igualmente, Jaume I mostró su benevolencia y ayudó a las jóvenes casaderas que, debido a la guerra, se habían quedado sin dote para casarse. Así, les ofreció unas monedas, que ellas recogieron en su pañuelo, y se pudieron casar. Se acostumbró a fijar la fecha de la boda ese día o a pedir la mano de la novia, incluyendo el anillo con los dulces típicos en la mocadorà. 


Otra versión, (la más conocida)  es que  Jaume I conquistó Valencia el 9 de octubre de 1238, los musulmanes vencidos le ofrecieron al rey conquistador y a su mujer,  Violante de Hungría, frutas y verduras de la huerta envueltas en un pañuelo (mocador) como muestra de vasallaje. Esta tradición se mantuvo a lo largo de los años, hasta el punto que en el siglo XV, además de regalar frutas, se lanzaban desde las ventanas de las casas petardos, triquitraques, piuletes y tronadors.

Pero después de la Guerra de Sucesión en el XVIII, Felipe V abolió los Fueros de Valencia y prohibió la fiesta. Ante esta decisión, a los pasteleros valencianos se les ocurrió la idea de hacer unos dulces de mazapán con formas de fruta y de piulets y siguieron celebrando en secreto el día que se conquistó la ciudad y Jaume I le otorgó los Fueros.

Como veis desde  sus comienzos, los dulces y el pañuelo constituían un regalo para la mujer amada y, poco a poco, el pañuelo dio nombre al producto (Mocadorà). Es por esta romántica tradición que muchos valencianos consideran el 9 de octubre, SantDonís, como el día de los enamorados.







La elaboración de estos dulces es una muestra más de la faceta artística de esta gran ciudad, los panaderos y pasteleros se esfuerzan para realizar bonitos y sabrosos dulces con forma de frutas, tronadors y piuletes. La base de estos dulces es la almendra, azúcar y huevos.

Mantener las costumbres y  tradición es trasmitir nuestra herencia cultural, así que os animamos a degustar tan sabrosos dulces.

[ Curiosidad del mes de septiembre: ¿Sabéis cuántos puentes tenemos en Valencia? ]

En el siglo XV comenzaron a construirse los primeros puentes que conservamos y que cruzaban el antiguo cauce. Todos los conocemos, pero sabes cuántos hay exactamente y de cuándo son.


El primero desde Mislata es el puente del Nou d'Octubre: construido en los 80 por Calatrava cuando todavía no era conocido y no tenía ese estilo que le caracteriza. 


Puente de Campanar: éste fue hecho en los años 30. Su finalidad era unir el pueblo de Campanar, hoy ya barrio, con la ciudad.



Pont d'Ademús: data de 1950 y se creó para conectar la ciudad con los pueblos del interior oeste. Al igual que el anterior, su diseño es sencillo y práctico.



Pont de les Arts: de todos los puentes es el que más nos cuesta situar. Pero si decimos que comunica el IVAM y el final de Guillem de Castro con el río, ya está claro. Fue diseñado por el arquitecto británico Norman Foster.



Pont de Sant Josep: en su origen fue un puente de madera, pero el actual se acabó de levantar en 1486. Toma su nombre del antiguo convento de San José que estaba justo enfrente.




Pont de Serrans: sin duda, es uno de nuestros puentes más emblemáticos. Es el tercer puente más antiguo (1518) y cruza el río Hasta llegar a las puertas de Valencia.

Pont de Fusta: hasta la riada de 1957 aquí hubo una pasarela de madera. Posteriormente se reconstruyó con hormigón, pero todos seguían llamándole Pont de Fusta. Comunicaba la antigua estación de trenes que venían de los pueblos de l´Horta Nord con Valencia. Su mal estado hizo que se reconstruyera el actual en 2012, y parte de él es de madera en homenaje al antiguo.



Pont de la Trinitat: es el más antiguo de la ciudad y el primero realizado en piedra. Fue construido entre el 1401 y el 1407.

Pont del Real: comunicaba el antiguo Palacio del Real (Viveros) con la ciudad. El puente que hoy conservamos empezó a construirse en 1595. En mi opinión, sobre él, se tienen una de las vistas más bonitas de Valencia.



Pont de l'Exposició: todos lo llamamos el "puente de Calatrava" o el de la “peineta”, pero antes de éste había uno de 1909 que se edificó con motivo de la Exposición universal que albergó Valencia.



Pont de les Flors: este puente nació ante la necesidad de unir la zona de Facultats y Blasco Ibáñez mientras se construía el puente de l'Exposició y el metro de la Alameda. Finalmente se quedó con nosotros y es paso de miles de aficionados hacia Mestalla.


Pont de la Mar: es el único puente peatonal y une plaza América con la Alameda. Vale la pena sentarse al atardecer en uno de sus bancos de piedra que están desde el siglo XVI.


Pont d'Aragó: se acabó de construir en 1933. Une Marqués del Turia con Aragón (antigua estación de trenes que transportaba el metal de los altos hornos). 


Pont del Àngel Custodi: tardó 10 años en acabarse, toda la década de los 40. Une Eduardo Boscá con Peris y Valero.



Pont del Regne: Es reconocido por los 4 “guardianes” que representan al Ángel Caído. Perfectos para una película de Batman. Un puente que apenas tiene 25 años.


Pont de Monteolivete: hecho también a partir de la creación de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. ¿Por quién…? Muy bien, Calatrava. Es el primero de este complejo.



Pont de l'Assutd´Or: llamado en un inicio por la gente como “el jamonero”. Es la estructura más alta de la ciudad y se ve desde cualquier punto de la ciudad. Tiene 180 metros de longitud y fue acabado en 2008. El arquitecto, ni lo digo.



Pont d'Astillers: nos adentramos ya en Nazaret y, como muy bien dice su nombre, nos indica que estamos prácticamente en el mar.



Como curiosidad indicar que desde 1321 hasta la famosa riada de 1957 Valencia ha sufrido 22 desbordamientos. Y algunos de nuestros puentes los han visto todos.